Animalistas sin mascotas

El término mascota o animal de compañía, aún sin mala intención, reduce a estos animales a una categoría de cosas, a un producto, un regalo, un juguete, un complemento que te pertenece y del cual eres propietario, con carácter despectivo.

Algunos animalistas tienen familia no humana, son de otra especie, son perros, gatos, caballos u otros animales no humanos que por causas diversas entre las que se encuentran el abandono y el maltrato animal, comparten su vida con ellos, son un miembro más con los conviven en el hogar, no son sus mascotas ni simples animales que les acompañan, ni a los que fuerzan o utilizan.
Esta familia de otra especie no ocupa un escalafón diferente en la importancia que tienen unos miembros respecto a otros y, por supuesto, solo cada uno de ellos es propietario de sí mismo.

Al igual que a un hijo humano no se le compra ni se le vende, sino que se les cuida y adopta, el resto de animales reciben el mismo trato. Esto no quiere decir que todas las especies sean iguales, ya que cada especie tiene necesidades e intereses diferentes, pero a ninguno se coloca por encima del otro y conviven en igualdad de derechos dentro de su naturaleza y oportunidades.

Considera adoptar, quizás tu hogar no sea el mejor hábitat para un perro o un gato, pero con un poco de esfuerzo se parecerá más que las perreras y protectoras en las que esperan que alguien los adopte o en los que mueren antes de que esto ocurra. Y sí lo haces, que sea tu familia, no lo degrades a «mascota».

Por esto, a los animalistas con familia, nos alegra tanto leer esos carteles prohibitivos a la entrada de algunos lugares: “- Prohibido mascotas. – Genial, no tenemos mascotas, somos familia.”.

One Reply to “Animalistas sin mascotas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *